China entra en pánico y ordena a las empresas de energía que aseguren los suministros a toda costa