El consumidor español está más preocupado por la inflación que por la crisis económica

ipc