El drama del campo en Alicante: "Tenemos que matar los frutales porque no podemos mantenerlos"