España cierra septiembre como el cuarto país europeo con la luz más cara, con 156,14 euros/MWh de media