El gasto de los españoles en alimentación se disparó un 30 por ciento durante el estado de alarma

El mercado se llena de compradores que quieren el producto fresco