La inflación se dispara, pero no todo sube: móviles, vuelos, o azúcar son más baratos que hace un año