La Palma se postula como nuevo destino para los amantes de los volcanes