Las eléctricas acusan el golpe del Gobierno en bolsa y en su reputación