Libros y rosas vuelven a las calles en un Sant Jordi con restricciones

Un Sant Jordi distinto pero esperado