El precio del gas llega a dispararse más de un 30% en Europa por los temores a la falta de suministro

instalación de almacenamiento e importación de combustibles líquidos en Reino Unido