La psicosis de la escasez: el miedo a un gran apagón ha disparado las ventas de kits de supervivencia