La subida de los precios provocará un gasto extra de 2.500 millones en pensiones