El turismo se despide del mercado ruso, pero mantiene las buenas perspectivas a pesar de la guerra

Playa de Salou, Tarragona