El adiós definitivo a la peseta deja sin cambiar el equivalente a 1.500 millones de euros