Los directivos del gigante biotecnológico Moderna hacen caja gracias a la especulación sobre su vacuna

Sede de Moderna en Massachussetts