La desaceleración llega al mercado laboral: se destruyen empleos y el paro sube en 3.000 personas

Paro julio