Un 23% de las empresas estaría en riesgo de quiebra y los ERTE no sirven para salvarlas

autonomo