Las empresas deberán tener un registro salarial y hacer una auditoría retributiva para acabar con la brecha de género

brecha