La falta de esquiladores extranjeros por el coronavirus complica la campaña

Las ovejas no tienen quien las esquile