Uno de cada tres contratos dura igual o menos de un mes y sólo el 0,3% dura más de un año

Trabajador de la hostelería