Las empresas españolas ya son las cuartas que más cotizaciones sociales pagan en Europa