Escrivá adelanta que los trabajadores en ERTE se dispararon hasta casi 900.000 a principios de febrero

escriva