Una nueva oleada de pensionistas agita la precampaña