Los jóvenes de ahora no sufren más precariedad que los de antes, pero sí más rotación

Los jóvenes de ahora no sufren más precariedad que los de antes, pero sí más rotación