El Supremo sentencia que los 'riders' son falsos autónomos

Un rider en la Puerta de Alcalá, en Madrid.