La eléctrica belga no quiere pagar la renovación para prolongar la vida de dos reactores nucleares

La eléctrica belga no quiere pagar la renovación que le permitiría prolongar dos reactores