Una deuda de 91 céntimos deja a un hostelero gallego sin una ayuda de 7.000 euros