La deuda de Evergrande paraliza la construcción del estadio con más aforo del mundo