Las empresas recurren cada vez más a la deuda y menos al crédito para financiarse

Las empresas recurren cada vez más a la deuda y menos al crédito para financiarse