La muerte del MWC: El miedo al coronavirus se impone a los mensajes de tranquilidad