La mitad de los trabajadores cobra menos de 1.500 euros brutos al mes

sueldos