Análisis

Galicia planta cara a Sánchez para no correr la misma suerte que Andalucía con sus cuentas

presidentes y hacienda