El consumidor se adapta: espera más inflación y eso podría elevar las demandas salariales

expectativas