La actividad de la eurozona se acelera en abril a máximos de siete meses, a pesar de la guerra y la inflación

La actividad de la eurozona se acelera en abril a máximos de siete meses, a pesar de la guerra y la inflación