Los disturbios y la huelga pasan factura al PIB catalán: dos décimas menos de crecimiento

violencia en Cataluña