España no seguirá la apuesta nuclear de Macron y mantiene el cierre previsto de sus siete centrales para 2035