Europa puede sobrevivir sin el gas ruso si es capaz de reducir un 10% su demanda

Europa puede sobrevivir sin el gas ruso si es capaz de reducir un 10% su demanda