Los expertos descartan una crisis energética, pero reconocen que la incertidumbre ha aumentado