El gasto de los hogares 'pincha' en verano y el PIB sigue sin reflejar la fortaleza del mercado laboral