El Gobierno insiste en que España no tiene un problema de costes que impida subir las cotizaciones sociales