La gran industria comienza a parar la producción por el elevado coste energético