El BCE se queda sin su mago