Negociación colectiva y temporalidad: los dos puntos que tensionan al Gobierno de coalición