No es sólo el turismo: la confianza del consumidor español se hunde más que la media europea

consumidor