Pensiones, paro, funcionarios e intereses de la deuda suponen la mitad del gasto de los PGE