Una revisión inédita del PIB complica la recuperación y los presupuestos de 2022