Sánchez ha duplicado la inversión media anual que el PP destinó a Cataluña