El petróleo alcanza los 85 dólares y se sitúa en el nivel más alto en siete años