La industria del motor ya lo fía todo a 2022 ante el peor agosto en una década y la continua caída de ventas

La industria del motor ya lo fía todo a 2022 ante el peor agosto en una década y la continua caída de ventas