Los pescadores de Barbate, desesperados ante la invasión de algas